You are here: Inicio » Noticias » Mostrando articulos por etiqueta: condena
Jueves, 22 Feb 2018
Mostrando articulos por etiqueta: condena

CONDENA AL "PEQUEÑO NICOLAS" POR CALUMNIAS

Jueves, 17 de Noviembre de 2016 20:11 Publicado en Noticias

Un juez de Madrid ha condenado al pequeño Nicolás por un delito de calumnias al CNI. La sentencia impone una multa de 4.320 euros. La condena se basa en las declaraciones contra los servicios secretos hechas en una entrevista a EL MUNDO y en otra posterior a Telecinco. En este diario, el pequeño Nicolás afirmó en 2014: "Me avisaron que mi teléfono no era seguro y mi teléfono fue pinchado por el CNI ilegalmente durante dos meses. Luego me arrestaron". Repreguntado si le constaba que el CNI pinchase teléfonos de forma ilegal, contestó que sí: "Intervienen teléfonos cuando entienden que alguien representa un problema para personalidades del Estado".

El juez estima que esas palabras suponen la comisión de un delito de calumnias efectuadas con publicidad. "La manifestación de que el teléfono móvil del acusado había sido intervenido durante dos meses por el CNI, y que también está intervenido de la misma manera el teléfono de uno de los periodistas que realizó la entrevista en el periódico EL MUNDO, no cabe duda que constituye una imputación sobre un hecho constitutivo de infracción punible, una imputación delictiva, concreta y determinada", afirma la sentencia.

El propio CNI ejercía la acusación particular en este caso, representado por la Abogacía del Estado. También la Fiscalía acusaba al pequeño Nicolás.

El juez opta por condenar por calumnias (que consiste en la atribución inveraz de un delito) y descarta la posibilidad de hacerlo por injurias (insultos graves) o por injurias a las Fuerzas de Seguridad del Estado (porque la ley no contempla como tal al CNI).

El delito por el que finalmente se condena permite la llamada exceptio veritatis, es decir, la posibilidad de exonerar al acusado si logra probar que el delito que atribuye se cometió. Eso intentó el pequeño Nicolás al aportar un pendrive con la grabación de una conversación mantenida entre miembros del CNI y el comisario responsable de Asuntos Internos. De su contenido, adujo el acusado, se desprende que los servicios secretos habían pinchado su teléfono sin autorización judicial.

El juez descarta que la grabación pueda servir de prueba para nada. El motivo es que se trataría de una grabación efectuada por un tercero ajeno a la reunión, lo que la convierte en una grabación ilegal. El juez añade que, aunque fuera legal, tampoco probaría que se grabó al acusado. Y aun si se aceptara que así fue, tampoco quedaría clara la responsabilidad del CNI en ello.

Así pues, el juez concluye que el pequeño Nicolás no ha demostrado el delito que atribuyó públicamente al CNI, por lo que debe ser condenado por calumnias. La multa que le impone es de 12 meses (360 días) a razón de 12 euros al día, lo que arroja la suma de 4.320 euros.

La resolución es recurrible en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid en el plazo de diez días.

18 años de prisión para los padres de Asunta. Sentencia completa

Jueves, 12 de Noviembre de 2015 14:40 Publicado en Noticias

La condena ha sido de 18 años de prisión para los padres de Asunta, Rosario Porto y Alfonso Basterra, los padres adoptivos de la niña que falleció hace más de dos años. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) ha confirmado que la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, ha condenado a ambos por un delito de asesinato con la concurrencia de la agravante de parentesco.

 

El magistrado Jorge Cid Carballo ha emitido la sentencia cuando están a punto de cumplirse dos semanas desde que el jurado popular declarase culpables a ambos padres de la muerte de Asunta, un veredicto que llegó tras cuatro jornadas de deliberación. Así, el jurado consideró probado, por unanimidad, que tanto Alfonso Basterra como Rosario Porto suministraron de común acuerdo y repetidamente a Asunta, durante al menos tres meses antes de su muerte, un medicamento que contenía lorazepam y que el padre fue el encargado de comprar este fármaco, al menos en tres ocasiones entre julio y septiembre.

 

Del mismo modo, apoyaron el hecho de que ambos, "puestos de común acuerdo para acabar con la vida de su hija", le suministraron una cantidad tóxica de este medicamento el día 21 de septiembre de 2013 en el transcurso de una comida familiar y que, después de las 18.15 horas, Asunta fue hasta la vivienda de Montouto (Teo) en compañía tanto de Rosario Porto como de Alfonso Basterra.

 

El veredicto también consideró probado que los acusados "asfixiaron a su hija Asunta" en la vivienda de Montouto en un periodo comprendido entre las 18.33 y las 20.00 horas del 21 de septiembre, aplicándole compresión sobre la boca y la nariz. Finalmente, determinó que fue atada de brazos y piernas en un momento próximo a la muerte con cuerdas plásticas de color naranja y que, cuando falleció, la víctima "no pudo defenderse" porque estaba bajo los efectos del lorazepam.

 

 

Asunta Basterra falleció entre las 16.00 y las 20.00 horas del día 21 de septiembre de 2013 por asfixia, sofocada con un objeto "blando y deformable", según recoge la autopsia, que determinó también que no había sido agredida sexualmente. En el momento de su muerte, además, tenía en su organismo una dosis "tóxica" de lorazepam --principio activo del Orfidal-- que anuló su capacidad de defenderse.

 

En un momento próximo a su muerte --inmediatamente antes o después-- el cuerpo de la niña fue atado y posteriormente trasladado a una pista forestal del lugar de Feros, donde fue "colocado" en el talud de una cuneta. Dos hombres que circulaban por la zona la encontraron pasadas las 1.00 horas del día 22. Los análisis toxicológicos permitieron determinar que Asunta había sido sedada de forma continuada con dos benzodiacepinas en los tres o cuatro meses anteriores a su muerte, en los que registró varios episodios en los que acudió a clase con síntomas de somnolencia.

Artículos